Asperger Syndrome

Ceguera mental
La comprensión de los seres humanos:
Síndrome de Asperger
Existe cuando una persona es ajena a los faroles y engaños que con tanta frecuencia pueblan el mundo social, desde la interacción con otros y uno en el exterior
El Mono Malo
El estudio del cerebro de las personas que carecen de una determinada facultad nos proporciona pistas paradójicamente muy importantes acerca del funcionamiento del cerebro sano,en este caso, del cerebro social.
"Perfil" base, según Baron Cohen y otras investigaciones: -Comprensión de la causalidad física y en la capacidad de sistematizar información compleja. -Puntuación muy baja en empatía, en la lectura de los sentimientos ajenos a través de los ojos y en el establecimiento de amistades íntimas y muy elevada
El cerebro masculino/femenino :
Casos específicos o ejemplos típicos
El cerebro exclusivamente masculino no muestra, en su opinión, indicio alguno de visión mental y sus circuitos neuronales ligados a la empatía permanecen atrofiado. Tiene extraordinarias fortalezas intelectuales como resolución de problemas matemáticos.
Cerebro femenino, por su parte, destaca en los ámbitos de la empatía y de la comprensión de los pensamientos y sentimientos. enseñanza y el counseling, psicoterapeutas muy empáticos y capaces de conectar con el mundo interno Baron-Cohen hizo un experimento llamado cociente empático, y la puntuación de las mujeres es más elevada que la de los hombres. las pruebas obtenidas en estas pruebas por las mujeres que sufren de autismo son más elevadas que las de los hombres y peor que cualquier otro grupo en las pruebas que determinan la empatía.
La probabilidad de que un niño sea autista es cuatro veces superior a la de las niñas y diez veces superior al síndrome de Asperger.
Según los descubrimientos realizados por Baron-Cohen, los cerebros de los hombres y el de las mujeres se hallan en un rango que los capacita por igual para la empatía como para pensar en sistemas.
Aunque quienes poseen un cerebro exclusivamente masculino tienen una elevada probabilidad de presentar el síndrome de Asperger o el autismo
- Sólo podemos entender el chiste si somos capaces de inferir cosas que no se han mencionado. - Debemos ser capaces de inferir lo que el niño está viendo y compararlo con lo que su padre todavía no ha comprendido y, de ese modo, anticipar la sorpresa que está a punto de llevarse. - Freud afirmó que los chistes yuxtaponen dos marcos de referencia diferentes sobre la realidad.
"El chiste es parte del experimento o método que enlaza y pone a ´prueba la interacción/comprensión del sistema social-personal"
La visión mental (a la que, en ocasiones, también se denomina teoría dela mente) consiste en la capacidad de darse cuenta de lo que sucede en lamente de otra persona para poder deducir sus sentimientos y pensamientos.
Esta capacidad de entender lo que puede estar ocurriendo en la mente de otra persona es una de las principales competencias de que dispone el ser humano a la que los neurocientíficos han denominado visión mental.
A falta de visión mental, pues, nuestras relaciones están vacías y nos relacionamos con los demás como si fueran meros objetos despojados de sentimientos y pensamientos. Éste es, precisamente, el problema con el que se ven obligados a lidiar día tras día quienes padecen de síndrome de Asperger o de autismo, es decir, las personas que padecen ceguera mental. - La visión mental se desarrolla durante los primeros años de vida del niño. - Es un proceso que discurre, a medida que el niño va madurando, a través de una serie de estadios que van desde el simple reconocimiento de uno mismo hasta la conciencia social más sofisticada.
- La visión mental requiere del concurso de varias habilidades básicas, diferenciarse de los demás, entender que los demás pueden percibir las situaciones desde una perspectiva diferente a la nuestra Esta madurez acaba con parte de su inocencia, porque entonces entiende perfectamente la diferencia existente entre lo que imagina y lo que realmente ocurre. Esta maduración intelectual aumenta la capacidad del niño para moverse en el mundo que le rodea, desde el ámbito de las relaciones con los hermanos hasta el patio de recreo, que no dejan de ser escuelas para la vida. Estas mismas lecciones irán perfeccionándose a lo largo de los años en niveles diferentes a medida que el niño vaya ampliando su sofisticación cognitiva, sus redes sociales y la amplitud de sus contactos.
- La comparación de la actividad de la actividad neuronal del cerebro normal con la del cerebro autista pone de relieve, según Baron-Cohen, los circuitos en los que se asienta buena parte de la inteligencia social.
- La regla general: de que, cuanto menor es la activación del área cerebral que suele ocuparse de la lectura de los rostros cuando miran a alguien, mayores son los problemas con los que tropiezan en el mundo de las relaciones interpersonales P.
41